Días extraños

Etiquetas

,

En esos días extraños en los que el viento acude
impregnado de cenizas
de maletas extraviadas de madrugada
porque alguien se quedó dormido cuando no debía
de post-its de despedida
en cualquier idioma que yo no conozca
pegados en la nevera
de recuerdos de enemigos irreconciliables
que compartieron una época la misma cama
el mismo albornoz
las mismas zapatillas de andar por casa
en esos días extraños en los que el viento
gélido que sale de las criptas
se cuela por los intersticios de la ventana de tu dormitorio
de las mantas bajo las que te refugias
de tu piel
hasta inundar tus huesos

en esos días extraños en los que te confunde la tormenta
y crees que nunca más podrás regresar a casa
deja pedazos de tu corazón por el camino
no migas de pan
ni siquiera piedras
ni palabras que el tiempo termine borrando
apenas recuerdos que a nadie digan nada
qué sólo tú detectes
bajo la luz correcta
trozos de tu corazón
que sólo respondan
a la voz de su amo.
.
.
(c) Ángel M. Alcalá

i-was-assaulted-on-the-street-but-i-still-walk-home-alone-at-night-408-1428519902

Anuncios

Las cenizas del fénix

Aunque sepa que su muerte no es eterna
y que pronto volverán
a cobrar vida sus cenizas
aunque sepa
que se encuentra por encima del poder del tiempo
y de las leyes físicas del cosmos
el fénix tiene miedo a lo desconocido
a olvidarse de quién era
para siempre
-nunca se sabe-
de quién ha sido
y qué deseaba de la vida
qué le impulsaba a surcar la estratosfera
y a suplantar al sol en el horizonte
cada amanecer

aunque el ave fénix sabe que vivirá de nuevo
no le es posible
eludir el dolor de envanecerse

vendrá otra mañana
pero este
es el final de un sueño
que deseaba infinito.
.
.
(c) Ángel Alcalá
bird

Ríen las aceras

Creo haber encontrado
y sin preaviso
la solución al enigma escrita en tu frente
y no me imaginaba lo que era
qué ciego estaba
no
no
así que ya sé qué haremos por tu cumpleaños
a dónde voy a llevarte
para que bailes
toda la noche

en alguna parte ríen las aceras
y la calle toca bebop en jam sessions
toda la noche
toda la noche

ahora
tendríamos que irnos a tu casa
que todo cambia
a cada minuto
porque ahora todo es diferente
¿sabes?
te deseo
como de pequeño deseaba ser futbolista
con la diferencia
de que ahora conozco los límites
entre realidad y sueño
y cada vez estoy más cerca de saber fundirlos

-me queda casi nada para descifrar Skynet
y poder instalarle un emulador de videojuegos
ahí verás que vicio tengo
ganamos fijo
tú tranquila-.
.
(c) Ángel M. Alcalá

Madrid

Bienvenido
al planeta encrucijada
punto de confluencia de todas las emociones del universo
frontera y peaje de todas las procedencias y parada en el camino
hacia los propósitos más oscuramente inconfesables

aquí toda presencia es intermitente
toda intención repleta de matices
y toda mirada furtiva quizá sea producto de tu imaginación
un atlas de instintos animales a punto de desbocarse
un mundo completamente nuevo cada madrugada
exáctamente en el mismo sitio
tentaciones inevitables que invitan a que te quedes
y te sorprendas cada día del resto de tu vida
que te apartan del objetivo que te llevó
hasta el cruce de caminos
como cantos de sirena
que nunca son la melodía que andabas buscando.

Quien se queda en el planeta encrucijada
se funde con él y se convierte en un rumor en el aire
en un eco que se diluye entre canciones de cantina
en un crujir de vigas de roble milenario
cuando no acaba de marcharse la tormenta
en el viejo Madrid.
.

(c) Ángel M. Alcalá

puerta-del-sol-622

Despertar

Etiquetas

,

Despertar otro día
abrir los ojos y ver que la luz
ha ganado la guerra a las sombras
como cada amanecer
asomarme a la ventana de mi cuarto
y ver que no hay nada de lo que ayer había
afuera
tras esos cristales sucios de humanidad
la ventanilla de aquel Simca que teníamos
mi cabeza en el regazo de mi madre
dormir
y al despertar todo es distinto
todo ha cambiado
todo pasó junto a nosotros como un destello de colores ocre
ocre sucio de rastros humanos
cristales sucios de pura humanidad
y de verdad que no veo nada que se parezca a mis recuerdos
al otro lado
me aterra ver al mundo hiperactivo
abandonar su espíritu cada día
sin darle explicaciones.

Mirar por la ventana y percibir cada cambio
cada partida perdida
y cada pequeño eureka que llega a mis oídos
y no saber si soy yo quien se mueve tras el cristal
o si es el mundo el que juega conmigo
al escondite.

.

(c) Ángel M. Alcalá

Grace Slick, Janis Joplin. Foto: Jim Marshall.

Grace Slick, Janis Joplin. Foto: Jim Marshall.

Verano del 43

Etiquetas

,

Disfrutábamos
una mañana permanente
un amanecer disuelto en la niebla
el espíritu se evaporaba con el aire
y nosotros
corríamos
escondiéndonos entre las viñas
ocultándonos debajo de las ramas muertas
procurando el consejo de arroyos efímeros
recorriendo, sin prisas, las veredas

siempre hacia el norte
siempre hacia el lado donde nace el musgo
sorteando cadáveres que se descomponían
ante nuestros ojos
comidos por las alimañas
pero era todo verde y hermoso
no temíamos a los duendes
ni a los lobos
en todo
estábamos nosotros
en una intemperie gélida
nosotros no parábamos un instante
corríamos con los pies rotos y corríamos
con los pies de fuego

confiábamos en que la vida siempre
podía seguir creciendo
todavía
no sabíamos que las cosas que mueren
ya no vuelven nunca.
.

(c) Ángel M. Alcalá

Soviet partisans in the forest near Polotsk, Byelorussian SSR in September, 1943.

Sábado tarde

Etiquetas

,

Llegará el día
no lo dudes
y llegaremos a casa
correremos
hasta los viejos soportales de la iglesia del pueblo
para refugiarnos y ver
al mundo derrumbarse aplastado
bajo su propio peso
y reiremos
no lo dudes
nos parecerá estar viendo
alguna de aquellas películas
apocalípticas
de sábado por la tarde
comeremos patatas fritas
beberemos cocaloca
cuando salgamos a jugar
tendremos que hacerlo entre ruinas
a jugar
como los sábados de nuestra infancia
sólo disfrutar jugando
ignorar todo lo otro
tal vez nos olvidemos por un rato
de que la locura
se ha vuelto nuestro último vecino.

.

(c) Ángel M. Alcalá

t1946cw

(c) Carl Wlasak.

Incomunicación

Etiquetas

No traigo nada preparado de antemano
no hay poesía
emboscada en mis bolsillos
no estoy allí donde tendría que buscarla
ni remotamente lejos
del territorio inexplorado que aguarde que lo descubra
a nadie le importa si llego
o si me quedo por el camino
-es mucho más sencillo que los pájaros mudos
aprendan a comunicarse por lenguaje de signos-
la verdad
sólo hay oscuridad en el patio de butacas
y proclamo
el manifiesto más visceral desde los tiempos del Futurismo
que no hay funerales más amargos
que los de un corazón abandonado a su suerte
que en las tardes frías de otoño
cuando llueve y el día se pavonea de gris esplendoroso
soy capaz de construir mausoleos al amor
palabra sobre palabra
en sólo unos minutos sin tener que pactar con el diablo
y me extraño cuando me aplauden al fondo de la sala
veo desde mi púlpito que todos han salido a fumarse un pitillo
y en realidad es el techo que cruje
amenaza desplomarse sobre mí
será que mi momento es este
y la soledad la condición para escucharme sin interferencias
será que este tiempo no es el mío
que no pueden escucharme nada más que los fantasmas
o que la sala inmensa y desierta en la que estoy solo
es tal y como debe ser siempre
para que las promesas se amplifiquen con el eco
y se impregnen en la piedra viva de los muros
y la voluntad de ser libre
de una u otra forma
sea eterna.
.
(c) Ángel M. Alcalá

Bristol-Old-Vic-exposed-theatre-wall

Cambios

Etiquetas

,

Pienso que vivo un tiempo de cambios radicales en mi vida. Mi pasado se ha ido como el espectador silencioso en la última fila de butacas del teatro; ha estado aquí pero se ha marchado ya sin decir nada.

Ahora me doy verdadera cuenta de quién soy, empiezo a reconocer los viejos trastos que tengo en el desván, ahora que los aparto, los valoro y los selecciono, por saber qué debo guardar y qué debo tirar para dejar sitio a los muebles nuevos. Me cuesta horrores tirar un sofá grande y pesado que nunca usaré. Cuando me sentaba sobre él sus muelles sueltos se me clavaban en las piernas. No creo que estos muebles ardan siquiera, pero me cuesta deshacerme de ellos porque sospecho vagamente que, haga lo que haga, algún día volverán a aparecer en el rincón polvoriento de mi cabeza donde siempre han estado.

Pienso que vivo un tiempo de cambios radicales en mi vida y que por difícil que me resulte debo formar una pira con todos los cacharros que me impiden empezar de nuevo, tomarme una copita, sentarme en un sillón nuevo, cómodo y grande, y ver como arden los malos recuerdos mientras amanece por el horizonte. Dar a mis cadáveres internos el funeral que se merecen.

.
(c) Ángel M. Alcalá

Foto (c) Cécile Daurat

Foto (c) Cécile Daurat

Sonó como un susurro

Etiquetas

,

Sonó como un susurro quedo y lejano
quisimos ver la culpa en la mirada
y la broma en los labios
temblorosos del otro
debimos estar milenios enteros
aguardando
a que sonara el despertador
pero no pasó nada
nos tocaría pagar el descuido casi acabando
a sólo diez años luz de la estación espacial
no hubiera estado mal revisar antes
de vez en cuando
más a menudo
comprobar
que todo funcionaba como debía
una tontería sin importancia
seguro que se trata de un descuido absurdo
como no haber mirado si nos quedaba café para el desayuno
como haber confiado en que teníamos
besos de sobra para mucho tiempo
una piedra del tamaño de un guisante destruye un taque
el polvo espacial que se coló en nuestro reactor
-el nice to know you que se cargó
el I will always-
la culpa siempre es del otro
años más
palabras menos
ahora
los cálculos no acaban de salirme como esperaba
así que sólo queda empezar de nuevo
tendré que ponerme de nuevo el traje de los domingos
y salir a batirme el cobre afuera
a mitad del camino
hacia la vía láctea.
.
(c) Ángel M. Alcalá

Valparaíso-Chile 1963. Sergio Larrain

Valparaíso-Chile 1963. Sergio Larrain