Etiquetas

,

Sigo buscando mi sombra
. . . . . sin pistas
sin rumbo
mirando por calles desconocidas
en un serón vacío
. . . . . lleno de polvo
bajo mi cama de forja de patas largas
en las noches de bares sin nombre
. . . . . sin saber qué hora es
jugando a poner la cola al burro con el futuro
sin posibilidad de mantener la orientación
imagino dónde queda el norte
dónde se hallan el frío y el fuego
dónde me encuentro
desde dónde parto
porque es la única certeza -que se me ocurre-
que puedo conseguir

sigo buscando rincones en cada esquina
como alma que lleva el diablo
de frente
. . . . . sin descanso
con la barbilla bien alta
contra el enemigo
como en una ruta suicida
la victoria gracias al sacrificio
. . . . . de la derrota personal

me mato a buscar mi sombra
entre mis restos dispersos
y te pregunto por qué
si la viste alguna vez a través de mis ojos
no me lo dijiste.
.

(c) Ángel M. Alcalá

Arthur Rimbaud, traficante de armas

Anuncios