Etiquetas

,

El artículo siguiente es mi única noticia publicada como trabajo en prensa seria. Poco duró lo que se daba. No es nada del otro mundo, procuré cumplir con lo básico, no hacer alardes e informar con la mayor concreción posible, guardando siempre unas formas cómodas de leer por cualquier tipo de público. Ese iba a ser mi reto principal, desarrollar la capacidad de síntesis, si me hubieran dado la oportunidad de trabajar como periodista.

En 2008 estuve a un paso de trabajar contratado como redactor en un diario tirando a cutre de ámbito local. Por entonces también estaba en paro y hubiera estado dispuesto a aceptar las condiciones que fueran por hacer algo así. Era una oportunidad única para trabajar escribiendo y aprendería muchísimas cosas. Para mi desgracia, a alguien en la redacción con relativo peso no le parecía bien, aún no sé por qué, e hizo al director por entonces, que era quien se había planteado darme la oportunidad (relativa, pues el trabajo tenía condiciones esclavistas, y lo digo abiertamente porque no es ningún secreto en Albacete cómo funcionaba aquella cabecera), que me terminara rechazando. Paradójicamente, a aquella persona que me puso la zancadilla le parecía genial que le escribiera colaboraciones gratuitas, cuanto más largas mejor, para las secciones que él tenía que coordinar. Este artículo que sigue era tan malo, por ejemplo, que se publico ese día en las páginas centrales, a doble página. Mientras le rellenaba su curro escribía genial, pero cuando pedí trabajo, aunque sólo fuera clasificando teletipos, ¿no daba la talla o era un intruso? Cada cual que se saque sus conclusiones.

Después sí hice periodismo de todo tipo en el ámbito del arte, y pude cumplir mis objetivos. Como escritor aprendí todo lo que el periodismo tenía que enseñarme, ya no pretendo ser periodista como profesión, no es lo mío, y es un mundo demasiado feo. No compensa, no tengo estómago.

Yo soy escritor.

Ah, una observación curiosa a la historia de mi casi trabajo. El tipo que me echó la zancadilla, trepa profesional que había vendido a un montón de compañeros por medrar, terminó siendo despedido de mala manera cuando hubo hecho todo el trabajo sucio que los de arriba esperaban que hiciera. Y esa historia tampoco es ningún secreto en el mundillo. Como había dejado tantos amigos en el gremio tuvo que marcharse de la ciudad y no se ha vuelto a saber de él en periodismo. A veces el karma funciona.

* * *

Publicado el 13/IX/08

Llega a Albacete la revolución del hip hop patrio
La Excepción, denuncia y humor desde el Panben

excepcion

Esta noche, en la Carpa Rock Centenario Joven, se podrá
disfrutar de uno de los grupos revelación, cargado de flow y buenas letras.

ÁNGEL M. ALCALÁ

| ALBACETE

En el hip hop no es usual encontrar un desenfado y un optimismo tan evidentes como los que posee La Excepción. Pueden presumir, sin lugar a dudas, de haber marcado un punto y aparte en el rap en español, pues lejos de la agresividad y la chulería habituales entre los de su gremio, La Excepción que Confirma la Regla (su nombre completo) son un grupo de hip hop que desarrolla sus letras inconformistas de denuncia social apoyado en dosis de flamenco, lenguaje cheli y mucho humor. De esta mezcla les resulta un sonido con sabor propio que al tiempo nace ya siendo universal, capaz de atraer a un público que, quizá de otra forma, jamás se hubiera acercado a este tipo de música.

 

Amigos y vecinos

Los integrantes del grupo son los Mc’s El Langui (Juan Manuel Montilla) y el Gitano Antón (Antonio Moreno) y el Dj La Dako Style (Javier Ibáñez). Amigos desde la infancia, han crecido en el madrileño barrio de Pan Bendito, un entorno conflictivo donde su música nunca fue bien entendida. Su determinación a disfrutar del rap les dio alas para formarse y aprender entre las plazas de su Panben y pequeños conciertos de barrio. En uno de ellos son descubiertos por el Mc y productor Frank T (ex CPV), que desde entonces se decide a impulsar su carrera, encargándose de materializar en 2002 el primer LP de la banda, Cata Cheli. Este primer trabajo supone uno de los discos debut con más calidad e impacto de la Historia del Hip Hop en España, provocando premios tan importantes como el de mejor disco del año, según los críticos de la revista Rolling Stone, o el de mejor grupo revelación de manos de PEMOC (colectivo de periodistas musicales). A partir de ahí se suceden los conciertos sin descanso y acaban llegando premios aún más grandes, como el que les convierte en mejor grupo del mundo de música en español, en los MTV European Awards de 2006.

.

Éxito, pero aún en el barrio

Su segundo disco, Aguantando el Tirón (2007), fue la confirmación de una personalidad y un lugar propios no ya en el hip hop, sino en toda la música actual en español, y su éxito Jambo Loco ha sido y sigue siendo de las canciones más radiadas en las emisoras de música en español. La prueba de su pegada es que colaboran habitualmente con todo tipo de artistas punteros, desde raperos como Zenit, pasando por Muchachito Bombo Infierno o Los Delincuentes, hasta llegar hasta el mismísimo Rosendo.

Aún así, tanto éxito no parece haber cambiado a los miembros del grupo, siempre orgullosos de sus orígenes y con el Panben por bandera. Cuando su apretada agenda de actuaciones lo permite, vuelven a casa y continúan trabajando en nuevos proyectos con la inquietud del primer día.

Raíces omnipresentes: el grupo nunca olvida sus orígenes; la fama no les ha hecho perder de vista su humilde cuna en la colonia madrileña de Pan Bendito.

.

Una mata que crece

El hip hop gitano de La Excepción sigue creciendo con nuevos trabajos relativos a la banda, como la aventura en solitario del Gitano Antón, Almika con el risión 90.5, álbum publicado en junio de 2008 con una excelente acogida, repleto de letras donde ironiza sobre las etiquetas que la sociedad se empeña en poner a los gitanos y salpicado de tintes de jazz y soul. Este disco, además, puede ser descargado gratuitamente desde el Myspace del Gitano Antón.

La Excepción, acompañados por las bandas locales Groove 3 y Cirujano Escocés, actuarán esta noche como artistas estelares en la carpa Planetario Centenario Joven de los Ejidos de la Feria, a partir de las 23:30 h. Como en visitas anteriores a Albacete, con su humor gitano y fina ironía rapera serán capaces de hacer pasar un buen rato a cuantos asistan al concierto. Una alternativa novedosa, interesante y más que entretenida para una buena noche de Feria.

laexcepcieon

Entrevista al Langui: “Somos cuatro grupos, pero estamos llegando”

Ángel Alcalá: Por entorno, ¿no hubiera sido más normal que hubierais tirado por un camino más flamenco?

Langui: En el Pan Bendito hay mucho rockero y mucho bakalaero también. A nosotros nos pilló a una edad en la que esto -el rap- empezaba a llegar aquí. Gracias a la base de Torrejón había entrado el rap en las ochenta. A nosotros nos pilló cuando el movimiento breaker estaba creciendo, Había ya pintores, escritores, y nos gustaba tanto a Antonio -el Gitano Antón-, como a mí, como a nuestra peñita del colectivo El Compás.

Á: Os alejáis de la agresividad y las poses mafiosas habituales en el rap y hacéis una música desenfadada y divertida, quizá no tan seria en apariencia.

L: Hombre, La Excepción siempre da la seriedad en sus letras, pero la agresividad o las formas a las que está acostumbrado el hip hop, que si no es superviolento es ostentoso, a nivel drogas, a nivel joyas, no va con nosotros. La seriedad siempre está, nuestras letras tienen siempre esa crítica social, porque venimos de un barrio obrero humilde. Mi padre es un trabajador, el de Antonio igual, y tenemos los mismos problemas que tienes tú o quien está leyendo el periódico. La seriedad siempre la palpamos y decimos “eh, cuidao, que porque vengamos del barrio no quiere decir que no sepamos cómo esta el mundo”. No queremos aceleradores de partículas ni cosas de esas, lo que queremos es que la Seguridad Social funcione y los hospitales estén como tienen que estar. Lo de las partículas a nosotros nos da miedo, pasamos. Pero claro, luego la parte de humor que le ponemos, dedicar esa sonrisa, ha sido porque siempre nos han educado así, porque para cuarenta penas que hay tenemos cincuenta alegrías. A nosotros nos gusta más expresar con la sonrisa que poner mala cara, pero el fondo y la actitud siempre tienen que estar ahí.

Á: Por vuestro estilo inusual, ¿alguna vez habéis encontrado una mala acogida desde los más puristas del hip hop?

L: Nosotros nunca hemos encontrado problemas, sino al revés. A nuestros conciertos siempre han ido otros artistas de nuestro gremio. Hemos recibido felicitaciones tanto desde el sector más negro y más radical como de los más aflamencados. Nunca hemos tenido problemas por ello.

Á: ¿Cómo percibís la situación del rap en España en comparación con otras músicas?

L: Yo pienso que estamos bien. Ahora mismo hay un nivel bueno, digamos que estamos llegando ahí. Que vale, que todavía somos cuatro grupos -los que estamos arriba- como Mala Rodríguez, SFDK o Violadores del Verso. Luego tenemos a otro montón de gente buena a la que le falta por dar un saltito más, y en cuanto lo logre seremos más para hacer frente a esta industria que nos cierra las puertas continuamente. Pero no, pienso que estamos bien, porque nosotros, en nuestro caso, lo comprobamos cuando al no tener apoyo de compañías, porque la nuestra nos ha dejado tirados, hemos tenido el de la prensa, que ha sido la que nos ha llamado a nosotros, tanto programas especializados con shows de televisión, Buenafuente por ejemplo. Por ese lado no hemos tenido problemas nunca. En seguida, en cuanto se han enterado de nuestros trabajos, nos han llamado para sacarnos en su medio. Eso es buena señal.

.

(c) Ángel M. Alcalá

Anuncios