Etiquetas

,

Donde se paren mis pasos
en cualquier ciudad abandonada
donde esté la huella de un niño que calza un 46
donde haya algún sitio para repostar
un poco de otra sangre que hacer mía
se instalará un circo de los que fueron prohibidos
con sus trapecistas y sus mandrakes
con las fieras de la jungla
la mujer barbuda
el hombre sin piel
y un gigante comedor de hierro
que se llama Piotr y se dice humano
en las afueras de cualquier poblado
siempre en las afueras
-siempre en cualquier parte-
siempre que haya niños escandalosos que aún no crean saberlo todo
corriendo tras ese tío tan alto y tan feo
que reparte las invitaciones
nunca será el lugar equivocado
ni el tiempo que no toca
que salga el aguafiestas a mofarse
si tiene valentía para hacerlo
pero que se acuerde de los viejos de la plaza
aún esperan que la vida sea otra cosa
aún no han sido sorprendidos por el hombre de la chistera
una última vez.
.
(c) Ángel M. Alcalá
autos4901

Anuncios