Etiquetas

,

Dije todo lo que sabía
con la mano sobre el corazón
toda verdad que pueda decirse en voz alta
jurando sobre mi conciencia
porque me importaba
y no me escucharon nunca
no tuvieron en cuenta siquiera
la posibilidad
de que pudiera decir nada interesante
como siempre
sólo digo estupideces
mis ideas no son mas que perros muertos
y sus oídos ni siquiera reconocen
la frecuencia de mi voz descolorida
soy un fantasma que nadie ve ni oye
-chillas que están matando a alguien
y ni se inmutan-
no quedará constancia de mi visita
ni siquiera un plato sucio en la pila de la cocina
ni una colilla humeando en el cenicero
nadie llorará por mí
al tercer día después de que me entierren
después de todo
ya soy como un reminiscencia
alguien que pasó por aquí hace mucho tiempo
una presencia indefinida
que empieza a disolverse en las tinajas
una anécdota sin importancia que sale a relucir por accidente
y se marcha suplantada sin más drama
como un dictador barato
por la ola de calor que se avecina
o por el último lío de faldas de un tipo que es ex de alguien
soy un dibujo hecho sin concierto previo
sobre el vaho de un cristal
no importa en qué lugar me encuentre
estoy perdido
ni si a mi alrededor hay eruditos o profanos
negros o blancos
de piel o de alma
-estoy perdido-
lo que yo crea
sólo significa que las sensaciones líquidas de mi cabeza
pronostican errores de cálculo que son incorregibles
estoy aquí en este momento
como podría estar en cualquier otro
seré un tiempo pasado cualquier día
-estoy perdido-
he grabado por todas las puertas
de todos los baños
de todos los bares
Killroy was here
pero la carcoma es más rápida que el ojo humano
mi nombre no ha existido nunca
salvo en las listas del paro
y en bases de datos que usan para enviar correo basura
alguien me quiso alguna vez
para quererse a sí misma
hubo quien esperaba el descubrimiento de la penicilina
y se reía cada vez que me desgajaba un poco más
-nunca entendí nada-
y salí a escena hasta con la pierna rota
con la barbilla alta
papeles de relleno en la mayoría
de figurante
ni siquiera se me veía la cara
y lo pude hacer mejor o peor
pero lo hice con ganas
con ellas con ellos con todo el mundo
practiqué los diálogos en mi cuarto
durante vidas enteras
me aprendí todo el texto
preparé cada matiz
no dejé nada al azar
apliqué el método
y cuando me tocó salir a darlo todo
mi gran oportunidad
mis quince minutos de gloria según Warhol
todos se había marchado ya
hacía mucho
a vivir sus propias vidas.
.

(c) Ángel M. Alcalá

61

Anuncios