Etiquetas

,

A dentelladas
me dijiste que necesitabas tiempo
que tenías que perderte dentro del jersey de lana que te cubre casi entera
que te refugiarías en lo abrupto del rincón último de tu sofá
que te quedarías en otra dimensión hasta que regresaran las golondrinas
tú sola
curándote de tus rasguños
que necesitabas tiempo
eso me decías
que no somos lagartos
y las partes de nuestros cuerpos que se nos mueren
no vuelven a nacer de nuevo con el tiempo
que te dolía
que yo no podía hacer nada para aliviarte en tu sufrimiento
-por aliviarme-
que tenías que quitarte la piel
reconocerte despacio delante del espejo del cuarto de baño
que no saldrías de casa durante una larga
larga temporada
hasta descubrir cómo arrancarte el corsé de hierro que tienes bajo las costillas
y yo
no supe qué decirte porque sabía lo que tú me estabas diciendo
que tú sabías que yo sabía que no colaba
y me quedé callado
reteniendo el cuarto por última vez
y tú
ahora dices que no sales de casa para nada
pero yo no hago más que verte borracha por Malasaña
contándole tu vida al primero que te encuentras
una y otra vez
como en un bucle
reinventando los jueves.

.
(c) Ángel M. Alcalá.

highsmith-joven-copy

Anuncios