Etiquetas

, , ,

Este poema
debe ser leído conforme a unas instrucciones
debe seguir un manual que dicta el corazón
este poema
. . . . más que cualquier otro
una entonación certera
un tempo constante
. . . . . aterciopelado
y un sentimiento de madrugadas de neón que no se acaban
cuando bebes bourbon pensando en tu chica
y en que en la otra parte del mundo
. . . . . donde esté
. . . . . . . . . . ella está pensando en ti

debes soñar que se lo dices a ella
. . . . . y no a otra
y el poema dice entre susurros
esta cama que tengo esta noche
es tuya sin que nunca la hayas visto ni imaginado
este paisaje que veo es tu territorio
hoy todos se mueven
. . . . . -y yo lo sé-
porque tú les has dado permiso
este mundo tiene la distancia que tú quieres
este viento
lo has soplado desde tu ventana
. . . . . para que me acaricie
la noche tiene el calor de tu memoria
y salgo a la calle a recitarte al viento
me río mirando al cielo
y pienso que tengo suerte
que por tenerte
. . . . . el karma
me debe muchas perrerías

y así dicho
este poema
alcanzará su cuerpo
te rendirá ante su boca
recorrerá
cada arruga de su piel
y tú percibirás
la tensión de su vello al erizarse
al otro lado del mundo
cuando tu deseo la toque
. . . . . y le diga que le perteneces.
.
(c) Ángel M. Alcalá

Elvis Presley, foto de Alfred Wertheimer.

Elvis Presley, foto de Alfred Wertheimer.

Anuncios