Etiquetas

,

Sonó como un susurro quedo y lejano
quisimos ver la culpa en la mirada
y la broma en los labios
temblorosos del otro
debimos estar milenios enteros
aguardando
a que sonara el despertador
pero no pasó nada
nos tocaría pagar el descuido casi acabando
a sólo diez años luz de la estación espacial
no hubiera estado mal revisar antes
de vez en cuando
más a menudo
comprobar
que todo funcionaba como debía
una tontería sin importancia
seguro que se trata de un descuido absurdo
como no haber mirado si nos quedaba café para el desayuno
como haber confiado en que teníamos
besos de sobra para mucho tiempo
una piedra del tamaño de un guisante destruye un taque
el polvo espacial que se coló en nuestro reactor
-el nice to know you que se cargó
el I will always-
la culpa siempre es del otro
años más
palabras menos
ahora
los cálculos no acaban de salirme como esperaba
así que sólo queda empezar de nuevo
tendré que ponerme de nuevo el traje de los domingos
y salir a batirme el cobre afuera
a mitad del camino
hacia la vía láctea.
.
(c) Ángel M. Alcalá

Valparaíso-Chile 1963. Sergio Larrain

Valparaíso-Chile 1963. Sergio Larrain

Anuncios