Once again and again
hoy es nuestro día de la marmota
es algo solamente tuyo y mío
íntimamente privado
déjate de historias
el mundo es un lugar maravilloso
la vida eterna que siempre se regenera
puede alimentarnos cuanto queramos
hasta reventar
ahítos de placer
. . . . amor y carne
contigo no puedo rendirme
mientras tengamos comida
y un sitio donde poder comernos
“no necesitamos nada más”, tía
-y lo dijo Dean Moriarty
. . . . . que era el Mesías
. . . . . . . . . . y conducía todo el tiempo-
ni que nos miren
. . . . . ni que nos oigan los vecinos
ni que tu amiga venga a ver ninguna peli
. . . . . hoy no estás
mañana estaré enfermo tal vez pasado
en la calle hace un tiempo deplorable
no hagas planes para una temporada
el que yo estoy tramando contigo
nos puede llevar toda la vida
todo el esfuerzo y el sudor
que seamos capaces de arrancarnos
el uno al otro
y todo lo demás son sombras en la caverna
la cara pálida del mundo
. . . . . que nos tiene tanta envidia
-me conozco y no puedo recordar de dónde-
la realidad es otra cosa que sólo se puede ver
. . . . . al fondo de tu mirada
a dos centímetros de lejanía
la vida que promete lo profundo de tu vientre
es algo parecido a lo que quería ser de pequeño
en cierto modo
compartir tu cuerpo juntos
que me beses
. . . . . y sienta que no hay más que pedirle a la vida
atardecer eterno de abril
visto por la ventana de tu dormitorio.
.
(c) Ángel M. Alcalá

tumblr_m6e1gifolw1qzb83to1_1280

Neal Cassidy y Catryn Casamo durante el viaje mágico de los alucinados Merry Pranksters en el bus Furthur de Ken Kesey. Verano de 1964.

Anuncios